START TYPING AND PRESS ENTER TO SEARCH

Yo soy nosotros

Dice un proverbio árabe: «se puede vivir sin un hermano, pero no sin un amigo». La amistad es como un fuego que calienta y enternece; en un día de invierno se puede prescindir del pan, pero no del calor de la llama del fuego.

Cicerón llamaba a la amistad «el sol de la vida, el don más grande que nos han hecho los dioses inmortales después de la sabiduría» Es tan necesaria la sociedad para las personas, que sin ellas no alcanzan a desarrollar su humanidad.

La convivencia que engendra la amistad es el vértice de la maduración afectiva y se diferencia de la simple camaradería por su dimensión interior, por esa comunicación que permite y que favorece la verdadera comunión por la recíproca generosidad.

[…]

Autor: José Luís López Mosteiro

About the Author:gmadmin